Aceite de argán: el oro bereber

El aceite de argán forma parte de la base fundamental de la cultura bereber, pues sus mujeres lo llevan cultivando desde hace siglos. En 2001 la Cooperativa Amal —que significa 'esperanza', en árabe—, creada en 1983 en la provincia de Tiznit y formada por mujeres bereberes, recibió el primer premio SlowFood por la producción de aceite de este fruto, haciendo un especial énfasis en la importancia de la reforestación de los bosques de argán, con el objetivo de evitar la tala irresponsable de árboles que se estaba llevando a cabo en los últimos años, además de aportar un sueldo adicional a las familias que invertirán en la educación de sus hijos.

Los dermatólogos recomiendan el uso de este aceite para aliviar las quemaduras del sol y combatir enfermedades dermatológicas como la neurodermitis y la psoriasis. Aunque su reconocimiento va mucho más allá, pues sus propiedades no son solo dermatológicas, sino también nutricionales por su rico contenido en ácidos grasos esenciales (ácido linoléico 50%, ácido alfalinolénico 15%, ácido oleico 12%, ácido araquidónico 1%, ácido gammalinolénico 3%), tocoferoles y fitoesteroles (antioxidantes naturales que ayudan a combatir el colesterol y prevenir otras enfermedades cardiovasculares). Por ende, este aceite multiusos es considerado como «el oro líquido de Marruecos».

Se puede encontrar en toda la franja del sur del país hasta el límite sahariano. No existen fábricas que lleven a cabo la extracción del aceite de modo industrial, por lo que a día de hoy su extracción se sigue realizando de modo artesanal y, a decir verdad, bastante original, pues son las cabras quienes juegan el papel de recolectores. Los frutos del argán empiezan a madurar con los primeros calores de junio coincidiendo con la escasez de pasto, época en la que las cabras se suben a los árboles para alimentarse a base de sus hojas, brotes y frutos, siendo estos últimos la clave del aceite. Los animales expulsan los huesos de los frutos, que se recogerán para que las mujeres los vayan partiendo uno a uno, tuesten, machaquen y muelan posteriormente en un molino de piedra.

Para saber más acerca de los procesos de producción, venta y consumo del prestigioso aceite, os invitamos a que le echéis un vistazo al reportaje del programa Envoyé spécial, de la cadena francesa France 2, cuya primera parte podréis encontrar en el enlace a continuación:

By Pepe Pont